Escribiendo

historia

¿AMOR U ODIO? DISTANCIA ENTRE LOS ROLES ALUMNO-PROFESOR



HUGO DE JESÚS

Como todos alguna vez cuando fui alumno, en ese estadio me preguntaba ¿Por qué los profesores se ven tan ajenos? Ahora que he tenido un acercamiento a las prácticas del docente me pregunto ¿Por qué son tan distantes?

La docencia como dice Richard Gill es un acto de fe, concuerdo completamente, y no se entienda que lo reduzco a una especie de suerte bien intencionada, la enseñanza necesita de la respuesta del otro en cuestión.

A lo largo de pláticas con docentes de distintos niveles, se me ha dejado ver un mal en común no sentirse valorados por sus alumnos, fenómeno que es entendible pero ¿por qué pasara? Se supone y viéndolo desde una perspectiva muy cínica el docente presta un servicio para que el mismo se ha rentado.

Creo que este es uno de los más grandes errores que puede cometer un docente esperar algún tipo de afecto por su labor, si bien seria lo idóneo ya que como seres sociales dependemos de la aprobación de los demás para continuar con nuestro crecimiento, del mismo modo hay gente que no lo necesita tanto.

Con el riesgo de parecer un inexperto que raya entre lo absurdo y lo fantástico, el docente debe dejar de lado su parte afectiva en su trabajo, no mal interpretar mi mensaje con que sugiero que deben desprenderse de su lado humanista. Ahora aclarada esta ocurrencia (si así lo ves).

Disonancia de roles

Como sabemos un rol es aquel papel (no teatral) dado por nuestro actuar que nos lleva a ser reconocidos y organizados dentro de algún contexto social; partiendo de lo anterior tenemos a los más reconocibles Alumno y Docente.

El alumno tendrá o presentara cierto tipo de conductas porque su misma condición así se lo permitirá, su edad biológica puede o no corresponder con su madurez. El alumno es aquel que está dentro de algún ambiente de aprendizaje cuyo propósito es generarse así mismo conocimiento de algún tipo, para solventar aluna problemática, obviamente restringido y liberado por su rol.

El Docente es aquel que otorga al alumno estrategias, saberes, herramientas previamente analizadas, pero pasa algo curioso el rol de profesor te obliga a portar una madurez no tan genuina el alumno sufre del mismo problema aunque por su referencia se le puede permitir hasta cierto punto la falta de la misma.

El problema viene cuando sitúas a estos dos sujetos y esperas que pase lo mejor porque te soporta una malla curricular o un discurso dado por alguna autoridad, regresando al problema la ausencia de reconocernos como iguales pero con diferentes ejecuciones dentro del ambiente de aprendizaje tira esos esfuerzos por mejorar nuestras relaciones.

Resumiendo, la disonancia de roles es cuando tanto el alumno y el maestro no actúan conscientemente y coherentemente son sus papeles asignados dando como resultado relaciones asimétricas, poco orden para con sus alumnos y compañeros de trabajo y actos punitivos para rescatar de una forma poco inteligente el control y respeto que siente se le fue quitado.

Se tiene que aprender a reconocer nuestros límites y alcances, se tiene que sincronizar el crecimiento académico y humano, entender la importancia que tienen ambas figuras alumno-profesor y sobre todo el respeto para con las personas involucradas ya que bajo cualquier condición la educación en México es una derecho no un favor, uno es maestro no diva de la educación.