Escribiendo

historia

MUNICIPIOS DE TLAXCALA Y BUSTAMANTE, EN NUEVO LEÓN, HERMANAN MEDIANTE LA FIRMA DE CONVENIO EN EL 48



Foto Área de comunicación del H ayuntamiento de Tlaxcala

Tlaxcala 21 febrero 2018 (Hugo De Jesús-infortlax) En el museo de la los municipios de Tlaxcala liderado por Anabell Avalos Zempoalteca y Bastamente en Nuevo León, liderado por Mario Resendez Garza, reconocen la importancia histórica que une a dos territorios distantes entre sí, separados por el tiempo pero que tienen un pasado en común, lo que llevó a la firma del convenio en el marco del 480 Aniversario de la Fundación del Cabildo Indígena.

La sesión solemne desahogó 10 puntos en la orden del día, para dicho evento se dieron cita en el patio principal del Museo Regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); los cabildos que conforman ambos municipios, cronistas oficiales, presidentes municipales, y demás autoridades.

Llegados al 9no punto ambos presidentes municipales Avalos y Resendez Garza dieron un mensaje, que a modo atomista pero no escueto, nutrieron esos lazos y discurso de hermandad y festejo.

-Anabell Avalos Zempoalteca (2018) “Bien… Agradezco la firma del convenio certificar el hermanamiento entre los municipios… Hoy quiero decirle señor presidente Reséndiz que nuestro cabildo es unido y que respetamos mucho al municipio de Bustamante, con el cual tenemos un pasado en común“.

Avalos Zempoalteca reconoce que uno de los caminos más viables para detonar el desarrollo económico se encuentra en el sector turístico en estos momentos.

-Reséndiz (2018) “Nos sentimos felices por el acepta miento del hermanamiento entre nuestro municipio, en este intercambio cultural entre hermanos, espero y se den el tiempo para visitarnos”.

Por su parte los cronistas oficiales de los municipios de Tlaxcala y Bustamante enriquecieron con amplia bibliografía por los periodos y personajes quienes ayudaron a salificar al Cabildo indígena, por ejemplo: Armando Días de la Mora (Cronista de Tlaxcala) en un ejercicio de memoria explicó que en 1519 el gobierno Tlaxcalteca se encontraba distribuido en 4 Tlaltocayos/Señoríos, ya en 1821 esas figuras de gobierno dieron origen al cabildo indígena que reconfiguró a la convergencia de dos mundos que se estaba conociendo.

Díaz de la Mora citó que en 1528 por orden del rey Carlos I Tlaxcala fue elegida junto a Veracruz, como propiedad del Rey situándolos como lugares privilegiados y para 1534 Tlaxcala obtuvo su escudo de armas.

De acuerdo al cronista de Tlaxcala, los antiguos Olmecas Xicalancas fueron los únicos que conservaron su soberanía, siendo 1 de los 3 cabildos en la Nueva España en poder elegir a sus gobernantes, tanta así que un mes antes del estallido de la revolución Tlaxcala se independizo.

Al respecto el cronista de Bustamante Carlos Jesús Gomes Flores y en combinación con una narrativa detalló ambos municipios comparten tanto en común, lanzando 2 preguntas ¿Por qué no habría de cantarle a Tlaxcala? Y ¿Por qué no habría que cantarle a Bustamante?

“Esta relación de protocolos va más allá de la firma por parte de los cabildos… Estamos hablando de una relación de sangre”-Dijo.

Gomes Flores dijo que a pesar de ser una población pequeña con apenas 5 mil personas, las cuales reciben una cantidad de 350 mil turistas al año, ambos municipios se distinguen por ser granes anfitriones y respetuosos de las costumbres de sus invitados y por su puesto habitantes.

“El cristo que se adora allá en Bustamante, desde hace más de 30 años, lleva el nombre de uno de los señoríos de Tlaxcala”-Aseguró.

El cronista de Bustamante siguió enlistando coincidencias, tales como: ambos municipios son altamente politizados con una asistencia de votación de un 87%, ambos tienen un amor por la fiesta brava, entre otros.

“Y esto no es palabrería, allá tienen una población realmente hermana de Tlaxcala”-Aseguró.

Una vez resueltos todos los puntos los titulares de cada uno de los municipios intercambiaron presentes, poco después y dejando de lado el protocolo ambos presidentes municipales se dirigieron para observar a la camada de San Juan Totolac que se encontraba bailando cerca del parque Xicoténcatl, en la zona centro del municipio.