top of page
infortlax logo página oficial

Escribiendo

historia

  • infortlax

DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS: ENTRE LA DEVASTACIÓN Y LA VIDA



Tlaxcala, jueves 8 de diciembre del 2022 (INFORTLAX) A 74 años de emitida la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la conmemoración del 10 de diciembre hace presente las violaciones a derechos humanos que no solo siguen perpetrándose, sino en muchos casos, extendiéndose o profundizándose. Resulta paradójico e indignante que, a pesar de los avances de 1948 a la fecha en cuanto a la protección legal de derechos, las instancias perpetradoras de violaciones a derechos continúan su cometido, ya sean agentes de Estado, instituciones, empresas u otros grupos de poder, perpetuando el atropello de la dignidad de las personas y colectivos.


Es así que la devastación socioambiental en la Cuenca del Alto Atoyac que hemos constantemente denunciado, sigue haciéndose presente, sin que el gobierno estatal realice acciones decididas para su saneamiento, sino por el contrario invisibiliza la gravedad del problema, promueve la inversión empresarial sin restricciones en torno a la violación del cuidado del medio ambiente y de los derechos de las personas o comunidades, y declara avances que no se orientan a detener la contaminación, los daños a la salud y la afectación en las comunidades, sino a ocultar el problema y resaltar el carácter turístico de la entidad.


Lo mismo ocurre con la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, que se perpetra justo en el territorio de nuestra Cuenca con la aquiescencia del gobierno encabezado por Lorena Cuéllar, quién contradictoriamente afirma que ya no es un problema en el estado. Por su parte, con mayor claridad, el propio subsecretario del gobierno federal, Alejandro Encinas, en su reciente visita a Tlaxcala, el 5 de diciembre, afirmó que “la trata de personas en algunos puntos del estado sigue siendo uno de los principales problemas”.


En el mismo tema la gobernadora estatal en su reciente informe de primer año de gobierno resaltó como avances la instalación del Consejo Estatal contra la Trata de Personas y la aprobación del Programa Estatal en la materia, este último siendo en realidad impulsado por la propia ciudadanía. Sin embargo, hay que hacer presente que en ambos puntos se está simplemente

cumpliendo con lo que les marca la ley. Ahora, para que realmente se haga un trabajo efectivo, se requiere, como lo señalamos recientemente (enlazar al comunicado del 25 de nov) la aplicación del Programa y la definición de criterios para su monitoreo, y, ante todo, un reconocimiento claro del problema empezando por la gobernadora, si no ninguna política pública podrá llegar a buen término.


Ante este grave contexto, y en la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos –que a su vez es el día que cierra la Campaña 16 días de activismo contra la violencia de género, realizada cada año en todo el mundo–, se presenta la Exposición “Cuenca Atoyac – Zahuapan. Entre la devastación y la vida.”, donde, a través del arte creado primordialmente por jóvenes, reforzamos la denuncia ante las problemáticas señaladas: la devastación socioambiental y la trata de mujeres con fines de explotación sexual en Tlaxcala.


La exposición estará en las afueras del Palacio de Cultura de Tlaxcala desde ahora y hasta el mes de febrero de 2023. Está conformada por 41 obras –ilustraciones y fotografías– realizadas por jóvenes estudiantes de artes de la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad Autónoma de Tlaxcala, además de otras personas preocupadas por lo que ocurre en la Cuenca del Alto Atoyac.


Las instituciones soporte de la exposición son: CONACYT, Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM; Facultad de Diseño, Arte y Arquitectura de la Universidad Autónoma de Tlaxcala; Facultad de Artes Visuales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Coordinadora por un Atoyac con Vida, Secretaría de Cultura del Gobierno Federal y el Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local, A.C.


En la exposición pueden verse ilustraciones que realmente mueven, siendo un reflejo de lo que claramente ocurre en el entorno, desde la mirada de jóvenes, quienes de esta manera observan, cuestionan, sensibilizan y denuncian la contaminación, la afectación a la salud, al campo, a los animales, a las comunidades; la venta de mujeres como carne, como objetos; y de esta manera tocan al ser humano, tocan la conciencia, e invitan a demandar lo que de por sí tendría que ser propio: la vivencia de la dignidad y derechos, la vida y el bien común.


Resulta inaceptable que, a más de siete décadas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sigamos no solo escuchando mentiras, compromisos falsos y simulaciones por parte del gobierno, sino que sigamos viviendo vejaciones de su parte tan evidentes y por ende violatorias de las leyes, sin que se encaucen soluciones claras y efectivas a los problemas, poniendo en el centro a las personas y comunidades. Ante ello, este aporte artístico de las y los jóvenes, es parte de la indignación y denuncia, que se convierte en esperanza para exigir la atención a los problemas socioambientales de la Cuenca.

0 comentarios
bottom of page